Amalgamas de Mercurio vs Cuerpo Humano – Lucha de Titanes

El Dr. Graeme Munro-Hall y la Dra. Liliam Munro-Hall explican la complejidad de este asunto de una manera sencilla y fácil de entender en su libro “Toxic Dentistry Exposed” (Odontología Tóxica al descubierto – vinculo entre la odontología y las afecciones crónicas).

El libro abarca los elementos tóxicos que aún son utilizados en la odontología actual, los efectos que tienen sobre la salud y cómo enmendar y recuperarse de los posibles daños causados por la práctica irresponsable. Muestran no sólo la parte teórica sino también números casos reales de pacientes que sufrieron las consecuencias de amalgamas de mercurio, endodoncias etc… Si estas interesado en tu salud oral, este es definitivamente un libro a leer (lamentablemente creo que no hay versión en castellano).

Los efectos de las toxinas (empastes de mercurio, alcohol, tabaco, algunos alimentos etc…) sobre el cuerpo humano dependen de los siguientes factores;

  1. El cantidad y tipo de toxinas al que cada individuo está expuesto
  2. El duración de la exposición a la toxina
  3. La predisposición genética
  4. El estado nutricional del individuo

Por lo tanto, cuantos menos empastes de mercurio tengamos, mejor. Cuanto menor sea el tiempo que los hayamos tenido en la boca, mejor. Cuanto mejor estemos genéticamente equipados para detoxificarlo, mejor. Cuanto más saludable sea nuestra dieta y estilo de vida, mejor (1).

El mismo principio se puede aplicar al tabaco, el alcohol, los malos hábitos alimenticios y otras exposiciones a toxinas. Por ejemplo; fumar un cigarro no nos va a matar, pero si fumamos un paquete al día durante 30-40 años, tal y como la muchos fumadores lo hacen, las probabilidades de padecer cáncer de pulmón o enfermedades del corazón serán considerables. Aun así, existe gente que fuma toda su vida y no padece estas enfermedades crónicas. No nos engañemos, este grupo muy selecto que está maravillosamente equipado genéticamente para deshacerse de los efectos nocivos del tabaco. Lo mismo ocurre con los malos hábitos alimenticios; comer una hamburguesa con patatas y un refresco no acabará con nuestra vida, pero si consumimos alimentos de origen animal todos los días para desayunar, comer y cenar durante 30-40 años, nuestras probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón, tensión arterial alta, diabetes de tipo 2, problemas renales, algunos cánceres etc… aumentarán considerablemente. Y claro que si, también los hay que se alimentan fatal toda su vida y no desarrollan ninguna de las enfermedades crónicas citadas anteriormente. Una vez más, son unos pocos privilegiados que poseen una genética realmente eficiente en deshacerse de las toxinas a las que una mala alimentación los expone. De todas maneras, nosotros elegimos si queremos jugar a la ruleta rusa. 

La sección de los efectos secundarios del mercurio en la web de la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología (IAOMT) también explica con más detalle todos los factores que intervienen en la toxicidad de mercurio (2).

El tabaco y el alcohol por ejemplo son substancias sobre las que tenemos amplia información y son generalmente consideradas como perjudiciales para la salud. Algo reconocido por las autoridades sanitarias alrededor del mundo. Sin embargo, recordar que no hace muchos años ambos, tanto el tabaco como el alcohol, eran considerados beneficiosos para la salud “en moderación”, y las autoridades sanitarias así lo confirmaban. La alimentación es todavía un asunto bastante confuso para la población general, y los mensaje que nos llegan de la industria alimentaria, las autoridades sanitarias y los profesionales de la salud pueden llegar a ser contradictorios. Esto ocurre principalmente por intereses económicos de la industria, tal y como sucedió en el pasado con el tabaco. Sin embargo, afortunadamente organizaciones internacionales como la OMS han empezado a reconocer, gracias a numerosas pruebas procedentes de estudios científicos no influenciados por la industria, los peligros de consumir productos de origen animal como los embutidos o la carne, listandolos como cancerígenos. Esperemos que más bien pronto que tarde, otros alimentos perjudiciales que aún son considerados saludables por la población general, debido a fuertes campañas de publicidad de la industria alimentaria y el apoyo de los gobiernos y algunas autoridades sanitarias, también serán reconocidos y listados como perjudiciales para la salud.

Pero, y los empastes de mercurio? Esto es algo poco común. Existe muy poca información disponible y conocimiento entre la población general sobre este tema. Así que, como llegue a creer con tanta seguridad en los peligros de los empastes de mercurio y decidí que debía que hacer algo inmediatamente al respecto? Os presento a la persona que me ayudó a adquirir conciencia sobre ello; el Dr. Joachim Mutter, a continuación…

 


Referencias;
1-”Toxic Dentistry Exposed” – Dr. Graeme Munro-Hall BDS FIAOMT, Dr Liliam Munro-Hall BDS. The link between dentistry and chronic disease. First published by the authors themselves in 2009.
2-https://iaomt.org/resources/dental-mercury-facts/dental-mercury-amalgam-side-effects/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: