Proteinaholic – Garth Davis

Un libro único sobre la historia de las proteínas, el uso científico indebido en la promoción de los alimentos de origen animal, sus catastróficas consecuencias en la población, y la solución; la victoria científica de las proteínas de origen vegetal y todos los beneficios para la salud asociados a ellas. Una lectura obligatoria si realmente quiere uno saber sobre las proteínas.

No podía hablar de las proteínas sin mencionar al Dr. Garth Davis. Médico cirujano bariátrico americano líder en su campo que solía aconsejar a sus pacientes que adoptaran una dieta rica en alimentos de origen animal para un buen mantenimiento de peso. Observó que durante el primer año pos-operación quirúrgica sus pacientes parecían llevarlo bien, pero después del primer y el segundo año de la operación muchos de sus pacientes volvían a recuperar el peso. A él mismo le denegaron un seguro de vida a sus treinta y tantos por al no pasar el examen clínico, por tener la tensión arterial alta, el colesterol alto e hígado graso. ¿Cómo podía vivir y recomendar un estilo de vida que fomentaba la enfermedad tanto sus pacientes como él? Este fue un punto de inflexión en su carrera profesional. Así que empezó a buscar todos los estudios sobre proteínas en la literatura científica y pasó años analizándolos. Está investigación incansable y detallada terminó finalmente dando forma a una conclusión controvertida; “Proteinaholic”. Creo que el libro aún no está traducido al castellano.

El libro trata la adicción a las proteínas que la población americana (y las sociedades occidentales, me atrevería a añadir), y la creencia errónea de que los alimentos de origen animal son necesarios para garantizar una ingesta adecuada de proteínas, una dieta equilibrada, una vida saludable e incluso mantenimiento de peso. Muestra cómo la ciencia se utiliza de manera incorrecta con el fin de promocionar este tipo de dietas y pone a descubierto los fallos de las dietas altas en proteínas y bajas en hidratos de carbono como la Atkins, Paleo etc… También explica cómo las dietas ricas en alimentos de origen animal conducen a muchos problemas de salud y finalmente a enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades coronarias, obesidad, algunos cánceres, muerte prematura etc… Los beneficios de consumir proteínas de origen vegetal están bien documentados, como también lo están los beneficios de adoptar una dieta centrada en alimentos íntegros de origen vegetal. Al final del libro Incluye un plan de alimentación y menús para dos semanas con una selección de recetas creada por la dietista Dana McDonald (“La Dietista Rebelde”).

En toda su carrera profesional en medicina el Dr. Davis nunca jamas a visto paciente alguno que padeciese deficiencia proteica. De hecho, ha buscado en toda la literatura médica y no ha encontrado ni un solo caso de deficiencia proteica cuando la ingesta calórica era adecuada. Si comemos suficientes calorías, la deficiencia proteica simplemente no existe. Recuerda, el 70% de la dieta de los habitantes de Okinawa está basada en boniatos (ver publicación Proteína y Habitantes de Okinawa), aun y todo son unos de los habitantes más sanos y longevos del planeta. Preguntaros los siguiente; ¿habéis oído alguna vez o conocido alguna persona diagnosticada con deficiencia proteica? Por el contrario, ¿habéis oído o conocéis de alguien que padezca alguna de las enfermedades crónicas mencionadas anteriormente? ¿Alguno de ellos come alimentos de origen animal con regularidad para desayunar, comer y cenar? Por ejemplo; un vaso de leche o un yogur para desayunar. Un bocadillo de atún, jamón y queso o una pechuga de pollo para comer, y una tortilla, un filete o un pescado para cenar. Cual es realmente el problema, insuficiencia proteica o demasiada proteína de origen animal…

La literatura científica que favorece los alimentos de origen vegetal sobre los de origen animal es inmensa y aplastante. Ya no se trata de donde vamos a obtener las proteínas, el calcio o el hierro. Se trata de revertir todo aquello en lo que creemos y hemos crecido creyendo desde nuestra infancia sobre los alimentos. Algo similar a lo que pidió Copérnico a la gente de su época, que abandonaran la noción de que el sol se movía alrededor de la tierra, y que aceptaran en cambio, que la tierra era en realidad la que rotaba alrededor del sol.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: