El Secreto de las Zonas Azules

Dan Buettner, experto en longevidad, nos muestra en su libro “El Secreto de las Zonas Azules”, años de investigación de las comunidades más sanas y longevas del planeta.

En las zonas azules sus gentes viven de una manera activa y saludable, sin padecer enfermedades crónicas occidentales, hasta los 90 e incluso los 100 años de edad. Estas comunidades son; Okinawa en Japón, Ikaria en Grecia, Cerdeña en Italia, Nicoya en Costa Rica y Loma Linda (California) en Estados Unidos. Son varios los principios básicos que todas ellas tienen en común, tales como mantener estrechas relaciones familiares y sociales, sus creencias espirituales y vivir vidas activas. No existen los geriátricos y los centenarios viven activamente como parte de las comunidades. Todos ellos duermen adecuadamente y centran sus dietas alrededor de alimentos de origen vegetal, tal y como veremos a continuación.        

Los habitantes de Okinawa en el 1900 obtenían el 80% de las calorías en su dieta del boniato. En años más recientes la dieta de los mayores se basa todavía principalmente en hidratos de carbono complejos, como la verdura salteada, el boniato, la soja y el tofu. Los dos últimos son también su principal fuente diaria de proteínas. Los alimentos de origen animal como el cerdo se reservan tradicionalmente para ocasiones ceremoniales y son consumidos en cantidades pequeñas. Tienen un dicho que todos los mayores citan antes de las comidas – “Hara hachi bu” (come hasta que estés un 80% lleno). Creen que esta costumbre evita que coman en exceso.   

El secreto de los habitantes Ikaria es su dieta de estilo mediterránea, con muchas frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y patatas. Esta es la esencia de su alimentación. Beben también algo de leche de cabra y comen pequeñas cantidades de pescado dos veces por semana. La carne se consume alrededor de una vez a la semana. Utilizan aceite de oliva para cocinar y beben muchas infusiones de hierbas a diario.

La dieta de estilo mediterránea de los habitantes de Cerdeña consiste en legumbres, verduras, frutas y pan integral. También consumen algo de leche de cabra y comen algo de queso pecorino, hecho de leche de oveja. La carne se reserva para los domingos y sorprendentemente rara vez comen pescado. Algunas partes de la isla utilizan el aceite de oliva para cocinar y otras el aceite de mastic.

Los habitantes de Nicoya basan su alimentación principalmente en maíz, legumbres, verduras de la huerta y abundantes frutas tropicales (papaya, mango, naranjas, plátanos…). La mayoría de estos alimentos crecen en sus jardines y alrededores. También consumen algo de cerdo y huevos para complementar sus dietas centradas en alimentos de origen vegetal. Las tortas de maíz están presentes en casi todas sus comidas.

Los Adventistas del séptimo día viven en California del sur, a unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles. Durante los últimos 50 años, más de 25,000 miembros de esta comunidad, cuya fe promociona una vida saludable, han participado en un estudio pionero de dieta y salud en Californianos mayores de 25 años. Hay Adventistas veganos, vegetarianos y omnívoros, pero incluso los omnívoros comen pequeñas cantidades de carne como acompañamiento, en vez de como platos principales. Los resultados han sido extraordinarios. En pocas palabras; los adventistas que consumen mayores cantidades de frutas y verduras, legumbres y frutos secos, y menores cantidades de carne y lácteos, tienen los menores índices de todas las enfermedades crónicas (cáncer, enfermedades del corazón…) y viven más años. Actualmente se está llevando a cabo otro estudio, AHS-2 (el estudio de salud Adventista 2), con más de 96,000 participantes, el cual también explora la relación entre el estilo de vida, la dieta y la enfermedad. Si quieres más información sobre este estudio, puedes visitar la web de la Universidad de Loma Linda (1).

Los rasgos principales de los hábitos alimenticios de los Adventistas son el beber suficiente agua, comer frutos secos como tentempié, cenar ligero y pronto. Este último punto parece promover el sueño y un menor IMC (Índice de masa corporal), y ofrece al organismo la oportunidad de pasar más horas en modo de reparación, lo cual también mejora la salud.  

Tal y como acabamos de ver, todas las zonas azules llevan una dieta centrada en alimentos de origen vegetal. Consumen principalmente legumbres y verduras, frutas, cereales integrales y frutos secos, utilizando únicamente pequeñas cantidades de alimentos de origen animal como complemento de sus dietas basadas en alimentos vegetales. No comen grandes cantidades, ni se dan atracones. Comen las cantidades justas o algo inferiores de calorías diarias. Cenan temprano y dejan por lo menos doce horas entre la cena y el desayuno. Son la prueba viviente de que una dieta centrada en alimentos íntegros de origen vegetal es la manera más saludable de alimentarse para los seres humanos. No existe ninguna otra dieta que científicamente haya demostrado mantener a los seres humanos libres de enfermedades crónicas, sanos y activos hasta los 90 y 100 años de edad.


Referencias;
1-https://publichealth.llu.edu/adventist-health-studies

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: