Perfil

En Febrero del 2010 deje de fumar. A pesar de ser una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, tuvo un efecto secundario indeseado, aumento de peso. Aunque ya tenía sobrepeso antes de dejarlo, para finales del 2013 rondaba los 95Kg, con una altura de 178cm. En enero del 2014, me hice unos análisis para evaluar mi estado salud. A mis 41 años todo parecía estar correcto, excepto el peso de 93Kg, la tensión arterial de 140/90 y el colesterol total de 231mg/dL. Llevaba sintiéndome mal varios años, así que decidí buscar algunas respuestas.

Graduado en 1998 en Nutrición Humana y Dietética, sabía que la dieta jugaba un papel en nuestra salud, pero lo que aún no había descubierto era, cuán importante era este papel. Aunque mis conocimientos en nutrición estaban algo oxidados, comencé a investigar el campo, para llegar al fondo de toda la información confusa sobre los alimentos, y descubrir cuál era la mejor dieta para nosotros, los seres humanos. Anteriormente, había probado dietas de aporte calórico limitado, evitando al máximo comida basura, lo cual funcionaba por un tiempo pero no era sostenible, y siempre volvía a recuperar el peso perdido. Aunque no llevara una vida sedentaria, ya que siempre había hecho deporte, me di cuenta de que no podía vencer mi mala dieta con ejercicio, y que aunque las dietas de pérdida de peso puedan ayudar temporalmente, no funcionan a la larga. Ya que generalmente son demasiado restrictivas, muy difíciles de seguir y algunas pueden llegar incluso a tener efectos secundarios perjudiciales.

Con está tarea nada fácil al frente, empecé a leer libro tras libro sobre nutrición y las últimas dietas de moda. Busque online paginas de nutrición, artículos, vídeos etc… y a su vez empece a hacer algunos ajustes en mi dieta, como añadir más frutas y verduras, sustituir los cereales refinados por los integrales, limitar la comida procesada, eliminar las bebidas azucaradas y los azúcares añadidos, intercambiar la leche por bebida de soja y en general disminuir el consumo de productos de origen animal, eligiendo pescado fresco, pollo, huevos ecológicos, y queso fresco preferiblemente cuando fuera posible. Mi rutina de hacer ejercicio seguía siendo la misma, correr 2-3 veces por semana durante 30-60 minutos, y el 30 de Noviembre del 2014 complete mi primera media maratón. En enero del 2015, después de un año y haber perdido alrededor de 10Kg de peso, me hice unos nuevos análisis para comprobar si había habido cambios. Mi colesterol total cayó en picado a 149mg/dL, con un LDL de 69mg/dL. Podía sentir la mejora, aunque mi tensión arterial permanecía en un rango similar y mi problema de piel (Psoriasis) tampoco parecía haber mejorado. Durante la primavera del 2014 tuve varias sesiones de fototerapia en el hospital, lo cual eliminó prácticamente toda la psoriasis pero para finales del año volvió a aparecer con la misma intensidad, y tenia otra vez psoriasis moderada con alrededor de un 40% del cuerpo cubierto. Así que, continué buscando respuestas….

Entonces, durante el verano del 2015, tropecé con un libro y una página web que cambiarían la forma que tenía de entender la nutrición. “El Estudio de China” de T. Colin Campbell, PhD. y NutritionFacts.org de Michael Greger, MD, dos de los más notorios expertos en nutrición científica mundial, tal y como descubriría más adelante. Ambos afirmaban a través de su trabajo que los alimentos íntegros de origen vegetal mejoran la salud e incrementan la vida, mientras que los alimentos de origen animal empeoran la salud y acortan la vida. Los datos científicos que presentaban como soporte de está afirmación parecían sólidos como una piedra. Lo que había aprendido hasta la fecha, procedente de las recomendaciones de la corriente principal de nutrición y autoridades sanitarias, era que una dieta de unas 2,000-2,500 calorías al día con una variedad de alimentos, que incluyen carne, pescado, huevos y lácteos en “moderación”, era la mejor dieta que podíamos tener. Pues bien, los resultados que mostraba “El Estudio de China” y el mejor balance de pruebas de la literatura de nutrición científica presentado en NutritionFacts.org ponían a prueba está noción. Seguí topandome con trabajos de otros expertos en nutrición científica que compartían opiniones similares. Después de todo, esto no parecía ser otra dieta de moda diseñada para vender libros, ni un trabajo influenciado para el beneficio de alguna industria en particular. Por lo que decidí poner a prueba la Dieta de Alimentos Íntegros de Origen Vegetal.

Después de unos meses de transición, alrededor de Marzo/Abril del 2016 adopte casi al 100% una Dieta de Alimentos Íntegros de Origen Vegetal, comiendo productos de origen animal únicamente en ocasiones especiales como las vacaciones. Mi peso se ha mantenido estable alrededor de los 78Kg durante el último año y medio, mi tensión arterial bajo a 121/74 y mi psoriasis a mejorado mucho, ahora cubre únicamente alrededor de un 15-20% de mi cuerpo, pero todavía no ha desaparecido. Continuo corriendo 2-3 por semana entre 30-60 minutos y participo de vez en cuando en medias maratones.

Es Diciembre del 2017 y la búsqueda continua…

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: